Mezcal Dulce Infierno – Tienda En Línea

CENIZO

J Ó V E N

100% AGAVE

HISTORIA

Dicen que, si tomas mezcal, te vas al infierno.

Hace muchos años, tomarte un trago de mezcal era motivo de excomunión. Cuando llegaron los españoles a México, arrasaron con todo. Se adueñaron del oro, las tierras, mujeres y hasta del mezcal. Les gustó tanto el mezcal que después ya no querían otra cosa. La Corona, al notar una baja en la importación de sus bebidas alcohólicas, decidió prohibir los destilados del maguey en la Nueva España. Ya nadie podía producir, vender ni tomar mezcal. Luego, la iglesia apoyó la iniciativa de la Corona, amenazando de excomulgar a los rebeldes.

Los productores, asustados, renunciaron a sus cultivos. Excepto uno, a quien no le importo lo que la Corona y la Iglesia tenían que decir y siguió cultivando agave donde menos pensó que lo iban a encontrar; en las montañas desérticas de Nombre de Dios, Durango, donde la planta, por años, creció silvestre, y él continuó produciendo mezcal, a escondidas. Pronto se convertiría en el secreto mejor guardado de Durango.

Utilizaba solamente agave silvestre y el resultado era simplemente extraordinario. Todo mundo le decía, “te vas a ir al infierno”, a lo que él siempre respondía, “En el infierno, seguiré tomando mezcal”.

Mezcal Dulce Infierno,

Hecho por manos trabajadoras que se levantan de madrugada para darle vida a una bebida auténtica.

Hecho con lo mejor que la naturaleza tiene para ofrecerle a quien la honra.

Hecho para los que les gusta ir contra la corriente.

En el infierno, Seguiré tomando mezcal.

PROCESO

¡Así sabe Nombre de Dios Durango, así sabe México!

Nuestro mezcal está producido con agave de entre 9 y 10 años de maduración, lo que le da un sabor agradable y duradero. Es un agave que crece silvestre en las montañas de la región por lo que no contiene ningún tipo de  fertilizante ó químico. Gran peculiaridad que permite que la tierra conserve sus nutrientes y de fruto a un agave de excelente calidad.

Seleccionando cada una de las pencas y manteniéndolas en cocción durante seis días bajo tierra en el horno prehispánico con piedra volcánica y leña. De esa manera se obtiene ese delicioso sabor a tierra mojada, madera y suaves notas ahumadas, características que le dan un gran cuerpo.

AGAVE (Durangensis)

HORNO PREHISPÁNICO

MOLIENDA CON MAZO DE CANOA

FERMENTACIÓN
EN TINA DE MADERA

DESTILACIÓN EN 
ALAMBIQUE DE MADERA Y COBRE

¿Quiéres saber un poco más acerca de nuestro

proceso de elaboración?

Mezcal Artesanal Jóven 100% Agave

Compromiso social de la empresa: Uso y cierre de ciclo de vida del agave durangensis de manera sustentable.

Lugar de origen: Nombre de Dios, Dgo.

Maestro mezcalero: Familia Guzman Garay.

Vinata: Fray Pedro Espinareda.

Notas de cata: Mezcal equilibrado y mineral con toques de aromas ahumados y frescos.

Tipo de agave: Cenizo (Durangensis).

Maduración del agave: 9 a 10 años (Silvestre)

Cocción: Horno prehispánico.

Tipo de molienda: Con mazo en tahona.

Fermentación: Tina de madera con agua de manantial.

Doble destilación: Alambique de cobre y madera.

Tipo de mezcal: Jóven.

Alc Vol:  38°

Proceso: 100% Artesanal.

¿Dónde lo consigo?

Puedes encontrar Mezcal Dulce infierno® en las mejores tiendas, restaurantes y bares de México.

Contáctanos